VISITAS HASTA HOY:

viernes, 19 de junio de 2015

UNA INJUSTICIA LABORAL

Llega a mi conocimiento un caso que merece la pena ser denunciado. Por su gravedad, transcribo las palabras del abogado de la víctima:

"Una chica que trabaja en un establecimiento de ultramarinos muy conocido en Murcia, la cual no fue dada de alta en la Seguridad Social, tuvo un accidente laboral levantando cajas de embutidos a resultas del cual se rompió la espalda.
Cuando fue a la mutua de su empleador le asistieron dos veces y al final le dijeron que no volviese más porque no estaba dada de alta en la Seguridad Social. Añadieron que probablemente le serían reclamados los honorarios de la asistencia medica, dado que ella carecía de la cobertura asistencial.
Actualmente la mujer sigue enferma y no puede acudir a su trabajo de charcutera. No obstante sí que fue a su medico de cabecera y éste le dio la baja laboral. Pero cuando presentó dicha baja a su empleador, éste le hizo firmar un papel según el cual se tomaba las vacaciones. ¿Con qué fin? No otro que la baja fuese por enfermedad/accidente no laboral.
Al osar defender sus derechos fue despedida. Incluso le mandaron a un trabajador a su casa para hacerle entrega de un documento según el cual no había superado el período de prueba, dejando a su disposición el Finiquito, Talón, Certificado de Empresa y demás documentación.
Acudió entonces a las oficinas del empleador para recoger su dinero y la documentación que le hacía falta, entre otras cosas para acceder al pago de las correspondientes prestaciones mientras estuviese de baja médica... pero no se los dieron.
Despavorida y sin dinero, la empleada no tenía más que tres alternativas:
1 PASAR HAMBRE
2 RECLAMAR VIA JUDICIAL (1 año y medio)
3 DENUNCIAR EN INSPECCION DE TRABAJO (2 MESES 10.000 EUROS DE multa)

¿Es ésta es la maravillosa reforma laboral?
A la pobre mujer ya no le queda dinero ni para comprar huevos.
Tiene una hija, y la empresa (conocidísima en la Region de Murcia) NO LE HA ABONADO NI EL SUELDO DE LOS ULTIMOS 16 DIAS, NI EL CORRESPONDIENTE A LAS VACACIONES.
Consultado el tema, resulta que la omisión del pago del sueldo le costaría a la empresa un máximo de 70 euros en un año o año y medio, de pleito.
Pero esta situación le cuesta a la trabajadora MORIRSE DE HAMBRE.
Si la denuncia presentada cobrase fuerza y vigor, cabría la posibilidad de que la autoridad laboral pusiese fin a esto. Pero mucho me temo que no será fácil, pues el camino es escabroso y la sociedad española ha perdido el principio de solidaridad con el desfavorecido, lo que ahora se viene en llamar PERSONAS VULNERABLES, según la Ley 1/2013. 
Los agentes inspectores sin ese respaldo que da la idea de justicia, de imperio de la ley, de estado de derecho, no tienen fuerza moral para investigar ni sancionar restableciendo el orden jurídico vulnerado y rehabilitando la justicia social violada.
Esto no puede seguir así. ¿Qué hay que hacer para que estas salvajadas no ocurran? ¿Qué solución le vamos a dar a esta señora?

Con este caso, el principio pro operario se ha ido a la real mierda. Estamos en un Stato Totalitario donde rige el principio pro pecunia y en el que hay unos pocos ricos y cada vez más pobres.
Recordemos que las estridencias sociales son el germen de sistemas extremos (de izquierdas o derechas, que para el caso da igual). Si la autoridad inspectora hace caso omiso a la denuncia, estoy dispuesto a acudir a los Juzgados de Instrucción por dejación de funciones, tráfico de influencias y prevaricación.
Esto pasa todos los días, según me cuenta un compañero laborista. Es decir, volvemos a la esclavitud y vamos a acabar convirtiendo el arco mediterráneo en un ejército de mano de obra barata y regresaremos a los tiempos de la España Cañí, inculta, servil, hambrienta y desigual.
¿Es esta la herencia que vamos a dejarle a nuestros hijos?"